Jorge Daniel Taillant es fundador de CEDHA y dirige su trabajo en glaciares y minería

Esta entrada también está disponible en: Inglés

[imagen: Adam Riffle (CEDHA), Dave Herbst (UCSB) y Jared Blumenfeld (CALEPA) toman muestras de agua en drenaje de glaciar de escombros próximo a los Lagos Mammoth en Sierras Nevada de California, se observa el Glaciar de Escombros Barney en el fondo de la imagen.]
 
[escuchar Podcast sobre este trabajo de campo aquí
3 de octubre, 2019 – Expertos en la criósfera y de la hidrología, funcionarios de políticas públicas ambientales y crio-activistas realizaron trabajos de campo durante 3 días en las Sierra Nevadas orientales del Estado de California, para observar glaciares de escombro y registrar elementos bióticos en los drenajes de ambientes periglaciales, incluyendo glaciares de escombros (también conocidos como glaciares de roca) y otras zonas de permafrost (suelos permanentemente congelados) que contribuyen a la hidrología de California durante períodos post-derretimiento de nieve estacional y durante años de sequías.

La visita de campo se realizó previo a la llegada de las primeras nieves de la temporada invernal de las Sierras Nevadas, cuando aun están visibles los glaciares de escombros y otros elementos del ambiente periglacial. Una vez que la nieve cae sobre su superficie, los glaciares de escombros se esconden y no son fácilmente detectables.  Fue una inédita oportunidad para juntar a científicos, a decisores públicos y crio-activistas para mancomunar esfuerzos y promover la conservación de la criósfera, y también para incrementar el conocimiento sobre las dinámicas y los recursos naturales de la hidrología de la alta montaña. Connie Millar, una de la más reconocidas especialistas en Norte América sobre glaciares de escombros de las Sierras Nevada fue clave en la planificación del encuentro y del trabajo de campo. Dave Herbst, biólogo de larga trayectoria y especialista en la hidrología de las Sierras Nevada llevó a cabo el muestreo de aguas provenientes de los glaciares de escombro y del ambiente periglacial. Al equipo se sumó también Jared Blumenfeld (titular de la Agencia de Protección Ambiental del Estado de California), Daniel Taillant (Director Ejecutivo del Centro de Derechos Humanos y Ambiente—CEDHA) y Adam Riffle (Coordinador de Crioactivismo de CEDHA para el Oeste Norteamericano), quienes también realizaron trabajos de campo y participaron en el reconocimiento y registro de glaciares de escombros de la zona.

Se conoce poco sobre el ambiente periglacial de California, una zona de extensivos suelos congelados, y el rol que éstos cumplen en la provisión sostenida de agua durante todo el año. Los ambientes periglaciales generalmente se ubican entre los glaciares visibles (prácticamente extintos en California) y la línea de bosque. Los suelos permanentemente congelados en estas latitudes pueden contener grandes volúmenes de hielo, lo que es efectivamente agua en estado de almacenamiento. Los limites inferiores de este hielo se están derritiendo de manera continua y proveen agua durante todo el año a los ecosistemas inferiores. Son especialmente importantes para abastecer agua a los ecosistemas luego del derretimiento de la nieve estacional en los meses tardíos del verano. Los glaciares de escombro y más generalmente los suelos congelados del ambiente periglacial, son claves para la hidrología, y en el caso de las Sierras Nevadas, sobrevivirán los mayormente desaparecidos glaciares visibles de la cadena montañosa.

Los glaciares de escombro son uno de los elementos más notorios del ambiente periglacial. Evidencian movimiento de piedras de todo tamaño mezcladas con hielo interior que lentamente fluye por la superficie montañosa, debido a su peso, su plasticidad y por la lubricación de su base (por hielo que se derrite y penetra entra las piedras hasta llegar a la base del glaciar de escombros). Se forman por lo que se conoce como el proceso geo-criogénico, que consiste en la precipitación cíclica de nieve y agua, por la penetración de agua por los espacios entre las piedras y por congelamientos y derretimientos cíclicos que a través del tiempo, mandan al hielo hacia el interior del glaciar de escombro, y a  las piedras hacia la superficie. Es por esto que en superficie, no se ve el hielo interior de los glaciares de escombro. 

“Podrías estar parado sobre un masivo glaciar de escombros, de más de un kilometro de largo y medio kilómetro de ancho, y de decenas de metros de espesor, y no darte cuenta de la enorme reserva hídrica que yace por debajo de tus pies”, dice Daniel Taillant, Director Ejecutivo de la organización ambientalista fundada en Argentina, el Centro de Derechos Humanos y Ambiente— perteneciente a la Alianza por las Sierra Nevada. CEDHA fue el convocante del encuentro y del trabajo de campo. “Si bien el hielo no se ve en superficie, los cursos de agua que se originan en la base de glaciares de escombro nutren a las redes hídricas de muchos ambientes de la alta montaña. Nosotros hemos inventariado a más de 800 glaciares de escombros y otros elementos del ambiente periglacial en las Sierras Nevada de California”, dijo Taillant. «Es un trabajo para concientizar al Estado y a sus habitants sobre este fenomenal recurso hídrico de la criósfera.» 

El equipo que se juntó en la localidad de Lee Vining (a pocos kilómetros de la entrada del conocido parque nacional, Yosemite) programó visita a tres glaciares de escombros y a sus cuencas, incluyendo el glaciar de escombros Excelsoir (por debajo del Monte Excelsior), el Glaciar de Escombro Barney (próximo a los Lagos Mammoth) y el Glaciar de Escombros Gibbs adyacente al pico Mt. Dana (el segundo más algo de las Sierra Nevada).

Para imágenes de glaciares de escombros: seguir Instagram, #rockglacier
[escuchar Podcast sobre este trabajo de campo aquí

Para más información: 
J. Daniel Taillant
Director Ejecutivo CEDHA
jdtaillant@gmail.com
+1 415 713 2309

Adam Riffle
Coordinador de Crio-Activismo para Norte América Occidental
adamjriffle@gmail.com 
+1 908 268-3876