Jorge Daniel Taillant es fundador de CEDHA y dirige su trabajo en glaciares y minería

Esta entrada también está disponible en: Inglés

New York – 21 de septiembre 2014 – Casi medio millon de personas marcharon hoy en Nueva York para decir “Basta” a la contaminación y a la destrucción del clima. Los manifestantes marcharon para exigir a los Presidentes que tomen acciones para evitar la crisis climática.

CEDHA estuvo presente, por medio de su presidente, Romina Picolotti, quien participa de la reunión de alto nivel de Presidentes como representante de la coalición multiactoral/intergubernamental, la CCAC (Climate and Clean Air Coalition).  “Fue conmovedor ver a miles y miles de personas marchando por la protección del planeta”, dijo Romina desde NY.

desde New York Romina nos ofrece esta carta:

La lucha por la defensa del Planeta

Por Romina Picolotti Presidente CEDHA

“Da tu primer paso ahora, no es necesario que veas el camino completo. Solo da el primer paso. El resto irá apareciendo a medida que camines” Martin Luther King.

400 mil personas marchando en Nueva York y cientos de miles marchando en todo el mundo. Todas ellas bajo un mismo lema, acciones ya! para evitar un crisis climática irreversible. La Tierra no se vende la Tierra se defiende! La mayor marcha ambientalista de la historia. Es que los pueblos han comprendido que los gobiernos no podrán defenderlos de los impactos del cambio climático. Presienten un estado de indefensión absoluta frente a la reacción de la Tierra herida de muerte. Marchan por ellos, pero también por los que vendrán, por que saben que los daños trascenderán a generaciones futuras. Marchan porque somos la ultima generación que podemos hacer algo para evitar una crisis climática sin precedentes en la historia de la humanidad, pero también somos la primera generación que esta sintiendo los impactos, viviendo su magnitud. Es que el ser humano no puede sobrevivir en un Planeta hostil que lo rechaza, por eso marchan, por que llego la hora de decir basta y defender la Tierra que no es otra cosa que defender al hombre.

Mañana 125 presidentes asistirán convocados por el Secretario General de Naciones Unidad para presentar sus acciones para reducir el calentamiento global, escucharan a quienes dicen representar? O se limitarán como en otras oportunidades a pronunciar discursos que proclaman grandes principios,  pero cuya implementación olvidan cuando dejan el podio y la luces se apagan. Pero esta vez es diferente, el pueblo ha salido a la calle no sólo en Nueva York, en Estambul, en Israel, en Nueva Delhi, en Bolivia, en Brasil, en Guatemala… Sabrán escucharlos y actuar en consecuencia?

Habrá coherencia entre sus discursos y sus políticas públicas? La atmosfera ha llegado a su límite, no es posible continuar con el status quo. No es posible seguir generando energía desde los combustibles fósiles. No es compatible el fracking con la supervivencia del Planeta, ni con nuestra responsabilidad de evitarles tormentas devastadoras a nuestros hijos.

A pesar de que nuestros gobiernos se empecinen una y otra vez, mas allá de las supuestas ideologías de turno, en continuar con el antiguo modelo de extracción salvaje, de destrucción de nuestros glaciares, de nuestros bosques, la Tierra tiene límites. A pesar de que en nuestro país enceguecido, se publicita el fracking como la panacea energética cuando Argentina se encuentra segundo en el mundo en su capacidad de generación de energía eólica, los impactos de la crisis climática no nos serán ajenas simplemente porque pretendamos ignorarlos.

Mas allá de que nuestros gobiernos pretendan que aquellos que quienes defendemos el Planeta somos eco terroristas y propendemos al atraso y al subdesarrollo. El pueblo marcha, porque sabe que este modelo no le ha garantizado desarrollo sino que ha generado inequidad y pobreza, el pueblo marcha porque sabe que otro modelo, sustentable en armonía con el Planeta, es posible hoy.

El pueblo marcha por que sabe que sus gobernantes ya no los representan, alzan su voz en todo el mundo y comienzan a accionar por que ya no pueden esperar, en defensa de la Madre Tierra.