Jorge Daniel Taillant es fundador de CEDHA y dirige su trabajo en glaciares y minería

Esta entrada también está disponible en: Inglés

[foto: Barrick Gold destruye glaciar Almirante Brown (Conconta) para crear camino de acceso a Veladero]

NOTA DE OPINION 
J. Daniel Taillant
Director del Centro de Derechos Humanos y Ambiente (CEDHA)
sobre el procesamiento de funcionarios públicos por no cumplir con la Ley de Glaciares

 

27 de noviembre, 2017

Buenos Aires, Argentina 

En medio de anuncios del gobierno de Mauricio Macri que pretende flexibilizar la protección de los glaciares para favorecer inversiones mineras, el Juez Sebastian Casanello procesa a 3 ex-Ministros de Ambiente y al ex-director del IANIGLA (el instituto de glaciología de Argentina) por no velar por la protección de los glaciares. 

Es un procesamiento sorprendente simplemente porque no estamos acostumbrados a que la justicia haga justicia en temas ambientales. ¿Y porqué procesa a estas personas? Y, porque en 7 años después de la promulgación de la Ley de Glaciares, y a sabiendas todos de que la minería sigue avanzando en zona de glaciares, nadie hizo nada para asegurar que proyectos mineros actualmente en funcionamiento o en preparativas para arrancar, cumplan con la Ley de Glaciares. ¿Y qué tendrían que haber hecho estas personas que no hicieron por lo cual hoy el Juez Casanello decide procesarlos? Veamos. 

  1. Valdría la pena mencionar el gran ausente en esta discusión, la Secretaria de Minería ya que detrás del escenario, es muy responsable por las faltas cometidas si bien no aparece en el procesamiento dictado por Casanello. La Secretaria de Minería se opuso a la Ley de Glaciares desde que empezoó el conflicto. Jorge Mayoral, Secretario de Minería de Cristina Kirchner, se puso de punta con Romina Picolotti, la ex Secretaria de Ambiente cuando primero se aprobó la Ley de Glaciares en el 2008.  Lo llamó Peter Munk (Presidente de Barrick Gold) para explicarle porqué la Ley de Glaciares no era bueno para sus proyectos. Mayoral no tenía idea, pero hizo caso al ejecutivo minero, y empezó a tratar de derrumbar la ley. Pero una vez aprobada, la Secretaria de Minería tendría que haberle dicho al IANIGLA dónde estaban los proyectos mineros en zonas donde podrían haber glaciares, para que el IANIGLA hiciera los inventarios correspondientes. Es un procedimiento administrativo básico donde dos agencias del Estado deben que colaborar para hacer cumplir la ley. Si sabemos que hay que proteger glaciares, y que hay minería en zona donde se ven glaciares, alguien en Minería tendría que haberse preocupado por coordinar un relevamiento de glaciers con el IANIGLA. Por su puesto, NO LO HIZO. ¿Porqué? Porque quienes promueven minería en el Estado, lo hacen a cualquier costo y no les importa si en el proceso, destruyen recursos hídricos. El gobierno de Macri, en este sentido, no difiere en lo mínimo del gobierno de Cristina.   
  2. la Secretaria de Ambiente, como autoridad de aplicación de la Ley de Glaciares, debería haberse preocupado por empujar al IANIGLA, y hacer los pedidos necesarios a Minería, tomando las riendas de la situación. Al igual que todos los demás, la autoridad ambiental nacional también sabe muy bien que hay minería donde hay glaciares, y por ello, debería haberse movido con más celeridad para cumplir con la Ley de Glaciares. Al menos debería haber contratado a un glaciólogo para entender algo de la materia. NO LO HIZO. ¿Porqué no lo hizo? Porque Ambiente hoy no es política de Estado. El ministro está pintado, no tiene poder, no tiene presupuesto, y se viste de planta para esconderse de sus obligaciones. Los anteriores a él, después de Picolotti (quien aseguro que la Ley de Glaciares del 2008 fuera aprobada unánimemente, lo que llevó a su alejamiento del gobierno) claramente no tenían ningún interés en aplicar la Ley de Glaciares. Tanto Cristina, como Macri, seguramente les bajaron línea indicando que no se metan con este tema. Por eso, todos los funcionarios públicos del gobierno anterior, y también de éste, toman una postura de inacción, con la excusa que el IANIGLA aun no terminó su inventario. Es mentira. El inventario para provincias como San Juan, La Rioja, Catamarca, etc ya están completos, y sobre todo saben exactamente donde hay glaciares en riesgo por la minería. Lo que sucede es que no quieren decirlo para no frenar las intenciones del gobierno, que es avanzar con los proyectos mineros. 
  3. el IANIGLA tenía que hacer el inventario de glaciares al nivel nacional. ALGO HIZO. Hay que reconocerlo. Avanzó metódicamente con un inventario que nadie más en el gobierno quería que se hiciera. Pero no hizo todo lo que la Ley pedía y lo que el sentido común exigía. Y por esto está en la mira de Casanello. Tendría que haber hecho inventarios prioritarios en zonas de conflicto. Como dijimos antes, todos saben que hay minería donde hay glaciares, y la Ley de Glaciares, justamente contemplando esto dice claramente, primero hay que hacer los inventarios donde hay actividades que podrían dañarlos, con el objetivo final de parar esas actividades o trasladarlas. Claro, eso implica frenar y repensar algunos proyectos mineros que hoy están en cartelera, como por ejemplo, Pascua Lama o Veladero, de Barrick Gold, que están emplazados en plena zona de glaciares, o El Pachón (de Glencore, en la Provincia de San Juan) que está en ambiente periglacial. El IANIGLA tenía 180 días para hacer los inventarios en zonas entorno a proyectos como Veladero, Pascua Lama, El Pachón, Los Azules, Agua Rica, Famatina, … y unos cuantos más. Esto, NO LO HIZO, o al menos, nadie del IANIGLA se preocupó por anunciar lo que todos en el IANIGLA ya sabían, que en VARIOS LUGARES DONDE HAY MINERIA HAY GLACIARES, y que la actividad minera está afectándolos.  También decidió por criterio suyo que solamente incluiría en el inventario de glaciares aquéllos cuerpos de hielo que son más grande que una hectárea. Fue una decisión discrecional siguiendo una práctica común entre científicos. Pero, claro está también, que la Ley de Glaciares no le interesa las discreciones de los glaciólogos de ponerle un límite al tamaño de glaciares relevados. La Ley de Glaciares tiene objetivos que van más allá de lo que puede ser el objetivo de un ejercicio científico. La Ley de Glaciares protege al Interés Público, y no le interesa si eso se adapta o no a los procedimientos habituales científicos. La Ley pide su registro porque son reservas hídricas estratégicas y hay que registrarlas para poder protegerlas. Ahí radica uno de los errores principales del IANIGLA en poner un limite al tamaño de glaciares relevados que no condice con lo que pide la Ley. Pero hay más, el IANIGLA también decidió solamente incluir una pequeña porción del ambiente periglacial, otro recurso de hielo protegido por ley, que puede ser hasta más extensivo que el ambiente glaciar. Los mismos científicos que declararon ante el juez dieron fe de que han dejado afuera a miles de recursos hídricos existentes en el ambiente perigalcial y ya identificados por quienes realizaron el inventario. Pero no están en el inventario porque miden menos de 1ha. Podríamos pensar que son recursos pequeños insignificantes, pero no es así, el conjunto de pequeños glaciares representa un volumen considerable de agua en almacenamiento, y por eso, la Ley de Glaciares los protege. 

Lo que vemos en el procesamiento dictado por Casanello, es el reconocimiento por la justicia de que nadie en el sector público se está esmerando por cumplir y hacer valer la Ley de Glaciares. Los mineros avanzan, y nadie toma el toro por las astas para frenar el abuso y los impactos ambientales pasados, presentes y futuros. La razón es simple, prefieren minería aunque cueste uno de los recursos hídricos  más sensibles de los Andes Centrales. 

Yo, quien les escribe, apenas se aprobó la primer versión de la Ley de Glaciares en el 2008, sabía que a pesar de que la Ley de Glaciares establecía obligaciones de los funcionarios públicos para implementarla, NADIE HARIA NADA. Ya se percibía esta realidad porque el Secretario de Ambiente que asumió (Bibiloni) era otro pintado puesto para no estorbar, y la mafia de De Vido, con Mayoral a cargo de Minería, había ganado la pulseada con Picolotti, con su salida del gobierno (por el veto a la Ley de Glaciares). Fue por eso que desde la organización ambiental que dirijo, nos capacitamos, hicimos cursos en glaciología, entablamos relaciones con, y recibimos capacitación de varios glaciólogos del país y del exterior, y nos pusimos nosotros a hacer los inventarios prioritarios de glaciares en zonas mineras, enfocando los lugares más conflictivos (Veladero, Pascua Lama, Pachón, los Azules, Agua Rica, Famatina, etc.). Estábamos seguros que no tendríamos los inventarios prioritarios oficiales (del IANIGLA) en zonas mineras en los 180 días que establecía la ley y por eso, los hicimos nosotros. Llevamos más de 2000 días corridos desde que se promulgó la ley, y no tenemos NI UN SOLO inventario prioritario completado publicado. Con cada inventario prioritario que nosotros terminábamos sacamos un informe mostrando claramente las imágenes que muestran el conflicto entre la minería y los glaciares. Es tan obvio que cualquier lo puede ver en Google Earth. (ver foto de caminos mineros en ambiente periglacial en Altar, San Juan)

En cada informe conseguíamos la colaboración de científicos de numerosas instituciones (incluyendo el IANIGLA) para corregir errores, para mejorar nuestro inventario, y para mostrar los impactos de la minería en glaciares y en ambiente periglacial. Hicimos público a todos estos informes durante los años 2012-2017. Los recibieron y los vieron en la Secretaria de Minería, en la Secretaria de Ambiente, en el IANIGLA, en la Provincia de San Juan, en la Provincia de La Rioja, en la Provincia de Catamarca, y hasta en la diversas justicias provinciales. Salimos hasta en los programas de Lanata y de Sergio Elguezabal mostrando en vivo y por televisión nacional, el impacto minero en glaciares. Llegamos hasta la Corte Suprema con uno de los informes que producimos con Romina Picolotti, en el Centro de Derechos Humanos y Ambiente mostrando los riesgos del proyecto Agua Rica y Filo Colorado a los ambientes periglaciales de Catamarca. Pero, NADIE DEL PODER EJECUTIVO HIZO NADA con esta información. Ha pasado casi una década de inacción. Es increíble, o penoso, quizás es la palabra más adecuada.  

¿Entonces qué debemos entender por el procesamiento que dicta Casanello? ¿Qué realmente está pasando? Ricardo Villalba, ex Director del IANIGLA, ironicamente, uno de los autores de la Ley de Glaciares, hoy está procesado por el Juez Casanello, mientras que funcionarios de Barrick Gold en Veladero, y funcionarios públicos en San Juan como el ex director de Hidrología Millon, o el ex-Secretario de Minería Mayoral, quienes autorizaron atrocidades de diseño en proyectos como Veladero y Pascua Lama, y que son cómplices de la destrucción de glaciares pasadas, presentes, y futuras, o el actual Secretario de Minería, Meilan quien propone activar estos proyectos, van livianamente y sin resguardos respecto a la Ley de Glaciares. Ellos también tienen responsabilidad. 

En primer lugar, lo que está pasando, es que NADIE en el gobierno quiere ponerle límites a una minería que aun no se decide invertir en el chaos macroeconómico argentino. Hay numeroso proyectos mineros que de darse las condiciones políticas y macro-ecocomicas necesarias, avanzarían con sus proyectos. Pero también saben que la minería, tal como está planificada en los Andes, revienta a glaciares y a ambiente periglacial y que eso hoy, es ilegal. Por eso no invierten. Y por eso las empresas no quieren avanzar si legalmente, sus proyectos no pueden cumplir con la ley. Es el caso de Pascua Lama, es el caso de El Pachón (Glencore Xstrata), es el caso de Los Azules (McEwen Mining), es el caso de Altar (Stillwater), es el caso de Famatina (Osisko), es el caso de Cerro Amarillo (Meryllion), y de unos cuantos proyectos más. Proteger glaciares implica frenar total o parcialmente a algunos de estos proyectos. 

El Ministerio de Ambiente de Bergman, y los anteriores a él, tenían CERO capacidad para abordar glaciares y ambiente periglacial, y no hicieron nada para corregir esa debilidad. En los 7 años desde la promulgación de la Ley de Glaciares, ni siquiera contrataron a un glaciólogo. Cuando nosotros (CEDHA) empezamos a hacer nuestro propio inventario de glaciares allá por el año 2011 (ya levamos más de 4,000 relevados, priorizando lo que el IANIGLA no priorizó–las zonas mineras) la entonces Secretaria de Ambiente (dirigida por Mussi) nos bloqueó un convenio con la CONAE (la agencia gubernamental que manipula los satélites para obtener imágenes satelitales) para que no pudiéramos saber donde había glaciares. Son acciones como éstas, que obstruyen, que niegan información, y que generan falta de transparencia, las que entorpecen a la protección de glaciares. Esta actitud mezquina, cerrada, e inoperante, es la que es en el fondo la razón por la cual hoy esos ex-Ministros están procesados por Casanello. Porque no hacen nada para proteger a los glaciares, y bloquean a aquéllos que sí quieren hacer algo. 

El IANIGLA también tiene sus culpas. Me cuesta decirlo y publicarlo, pues aprecio mucho a la institución y a varios de los glaciólogos que a lo largo de estos años me han ayudado, instruido, y enseñado. El mismo Ricardo Villalba ha sido una persona clave en la creación de la Ley de Glaciares y con él he mantenido diálogos muy constructivos. Es de hecho uno de los autores de la Ley de Glaciares y si no hubiera sido por Villalba y las tantas veces que el mismo salió a defender la ley entre la versión vetada en el 2008, y la que finalmente se aprobó en el 2010, no sé si hoy tendríamos Ley de Glaciares. En parte, se la debemos a Ricardo Villalba. Esto hay que reconocerlo, pero …  no es una excusa válida. En términos criollos, al IANIGLA se les escapó la tortuga y la tortuga es muy grande. Es Barrick. Es Glencore. Es De Vido y Mayoral. Es Macri y Meilan. Está bien, el IANIGLA no es el diablo principal de esta película de terror. Lo cierto es que el IANIGLA no quiso meterse en el conflicto con minería, y para evitar entrar en controversias políticas, se escondió detrás de su responsabilidad limitada de realizar un inventario de glaciares, cosa que empezó a hacer con los pocos recursos que tenía. La información extra oficial que revelaba sin lugar a dudas el continuado impacto minero a glaciares y ambiente periglacial, como la que producimos desde el CEDHA, corría públicamente por todos lados. Sabían muy bien en el IANIGLA dónde había proyectos mineros en zona de glaciares. De hecho, muchos de los funcionarios del IANIGLA trabajaban como consultores para varias de las empresas involucradas, Barrick, Xstrata, y otras. Pero, nuevamente, NADIE HIZO NADA. El IANIGLA peca por saber que hay minería donde hay glaciares, y porque no se movió para visibilidad este problema. Se dedicó silenciosamente a realizar un conteo, sin revelar datos que podían ser incómodos para las pretenciones de Julio De Vido, para Cristina Fernandez, y ahora para Mauricio Macri y para Daniel Meilan. Estamos a 7 años de la promulgación de la Ley de Glaciares y aun no tenemos el inventario de San Juan accesible al público, y sin embargo, está completo desde el 2012. Hace al menos 5 años. Lo hizo la provincia. ¿Porqué entonces el IANIGLA no lo publica y nos dice y nos confirma lo que nosotros ya dijimos hace varios años en nuestros informes, que hay glaciares de escombros y ambiente periglacial en El Pachón, en Los Azules, en Del Carmen, en Las Flechas, en el camino de Veladero y Pascua Lama, y en tantos mas? Si lo sabe, porqué no lo dice? Lo debería haber hecho. El hecho de que muchos de los glaciólogos del IANIGLA trabajan para mineras, podría ser un problema o un conflicto de interés, quizás. Lo cierto es que cuando una minera requiere hacer un estudio de impacto en glaciares, debe recurrir a un glaciólogo, y el IANIGLA es uno de los pocos centros que los tiene y está bien que sean contratados estos expertos para realizar los estudios. Claro, el problema está cuando el glaciólogo hace realmente su trabajo y revela que hay hielo en la concesión. Ahi se pudre todo, pues el proyecto, posiblemente no sea viable y la empresa (y el país) ya puso todo en marcha para hacer minería. Allí radica una de las contradicciones, ¿porqué dar una concesión minera en un predio que es ambiente periglacial? No tiene sentido, al menos que sepas que vas a ignorar la Ley de Glaciares cuando se descubra el conflicto (cosa que viene haciendo la Provincia de San Juan desde que se promulgó la ley). El pecado del IANIGLA, y allí debe responder su máxima autoridad, quien por un tiempo fue Villalba, es que se sabia ampliamente del conflicto minero con glaciares, y no se movió para abordarlo y transparentarlo. ¿Hay algún rastro administrativo de pedidos del IANIGLA a Minería o a Ambiente pidiendo la lista de proyectos mineros en cartelera? También podrían haber utilizado los informes que producimos desde el CEDHA. O podrían usar la información que ellos mismos tenían de sus propios glaciólogos que trabajaron con las empresas en cuestión. ¿LO HICIERON? NO LO SE, Y NO ME CONSTA

Hablemos de los Legisladores … del Congreso, del público y de los ambientalistas que empujan por la Ley de Glaciares. Allí también radica responsabilidad y el desconocimiento reina.

Lo dijo Cristina cuando veto la Ley de Glaciares, cuando se votó la primer versión de la Ley de Glaciares en el 2008, los legisladores no tenían idea de lo que estaban haciendo. Si bien el IANIGLA contribuyó el contenido técnico a la ley, quienes la adoptaron no sabían realmente en qué se metían. De hecho, contra toda lógica de lo que ya sabemos sobre los políticos de las provincias mineras, los legisladores de San Juan, La Rioja, Catamarca, etc. votaron todos a favor de una ley que restringiría la posibilidad de realizar proyectos mineros como Famatina, El Pachón, Filo Colorado, etc. Salvo Maffei, quien fue la única legisladora que realmente entendía lo que implicaba la Ley de Glaciares (porqué ella misma la presentó al Congreso), nadie más se preocupó por entender realmente de lo que se estaba hablando. Ni Filmus, ni Bonasso, quienes en la segunda vuelta se adueñaron del debate sobre la Ley de Glaciares, realmente sabían lo que estaba en juego. Si el mismo día que se aprobó la primer versión de la Ley de Glaciares en el 2008 se pidiera a todo el pueblo argentino que nombrara otro glaciar aparte del Perito Moreno, creo que más del 99% no hubiera podido hacerlo. No sé si hoy, luego de 10 años de debate, estamos mucho mejor. Aun hoy para muchos es incomprehensible pensar que en Mendoza, en San Juan, en La Rioja, en Catamarca, en Tucuman, en Salta o en Jujuy, hay glaciares y sueldos congelados. Como será que cuando Sergio Elguezabal (periodista ambiental) le pregunta a Nito Brizuela (ex Secretario de Ambiente de la Provincia de La Rioja) si en La Rioja había glaciares, la máxima autoridad ambiental de la provincia responde que no, que en realidad no sabe, que se está estudiando. Inclusive, dice Brizuela, que en el Famatina (donde hay decenas de glaciares protegidos por ley) ni siquiera nevaba. Hasta el día de hoy, los Argentinos no tienen idea de cuantos glaciares hay, ni donde están y menos que hay algo que se llama Ambiente Periglacial que tiene glaciares invisibles.

Ahi vamos al proximo tema de debate. El elusivo Ambiente Periglacial. Si usted es un lector no-experto en la materia de glaciares (o incluso puede ser conocedor pero no conocer precisamente este tema), le pregunto, ¿que es el ambiente periglacial? Si lo primero que pensó es que el Ambiente Periglacial es la zona “entorno” al glacial, comprueba mi argumento. Los argentinos no tenemos idea de lo que es el Ambiente Periglacial ni para qué sirve. Y no, el ambiente periglacial NO ES la zona entorno a un glaciar. Es un error de concepto muy común que deriva del engañoso nombre del recurso. El “peri” en Ambiente Periglacial nos confunde y genera muchos errors de interpretación. De hecho, hay hasta geólogos de supuesta trayectoria académica, que se largan a hablar del Ambiente Periglacial, y también afirman esta idea totalmente errónea. Es quizás sorprendente, pero podemos tener ambiente periglacial, SIN GLACIAR! En el mismo procesamiento de Casanello se cita a Legisladores afirmando esta falsa idea perimetral sobre el Ambiente Periglacial. Esta falta de conocimiento sobre lo que es el Ambiente Periglacial también genera enormes problemas de interpretación de la Ley de Glaciares, ya que no se puede como sociedad ordenarse a interpretar una ley desde la política pública, si nadie sabe ni siquiera los términos técnicos que la componen. El desconocimiento de este término (y cabe enfatizar que el IANIGLA entiende perfectamente lo que es el Ambiente Periglacial), ha sido aprovechado por muchos actores que SI conocen pero que quieren desviar el interés, y el enfoque de las agencias del Estado que controlan a la minería. El Ambiente Periglacial es un suelo congelado en la alta montaña, por debajo de las zonas donde hay glaciares (son zonas diferentes) que en muchos casos tiene presencia de hielo y que actúa como regulador de cuencas, abasteciendo a las cuencas hídricas con agua durante periodos secos. Han habido consultores pagados por Barrick Gold que han viajado por el país dando charlas y sosteniendo que el Ambiente Periglacial no aporta agua. Una verdadera ridiculez! El Ambiente Periglacial es una enorme esponja congelada en la montaña que está aportando agua en todo momento del año, y particularmente, durante épocas secas y calurosas. En el cronograma establecido por el IANIGLA para relevar el Ambiente Periglacial, es importante enfatizar que el IANIGLA no va a relevar todo el suelo congelado con contenido hídrico protegido por ley. Al contrario, solamente relevará algunos pocos elementos del Ambiente Periglacial que son visibles en imágenes satelitales. El Ambiente Periglacial está compuesto por numerosos recursos hídricos y de hielo, entre ellos glaciares de escombros que se mueven, que no se mueven, y otras formaciones de piedra y hielo al pie de los altos cerros o de suelos congelados saturados en hielo que no tienen formas identificables. Pero por comodidad técnica (y porque el trabajo de relevarlo todo realmente es monumental) solamente algunos de estos recursos del Ambiente Periglacial se relevarán en el inventario. Esa fue la decision del IANIGLA, aunque la ley dice otra cosa (que todo el Ambiente Periglacial está protegido–por lo que entendemos que todo debería entrar en el inventario). Para dar un analogía. Es como si un astrónomo decidiera solamente registrar las estrellas visibles en el cielo nocturno de Buenos Aires. En otras ciudades menos luminosas, y con instrumentación moderna telescópica, se podrían registrar miles y miles de estrellas no visibles en Buenos Aires. Pero en este caso, el IANIGLA decidió no hacerlo. Es importante entender que no por no estar en el inventario del IANIGLA, el Ambiente Periglacial y todos sus componentes quedan desprotegidos por la ley. Al contrario. Toda parte del Ambiente Periglacial saturado en hielo está protegido por la Ley de Glaciares. Este punto es importante, ya que hay herramientas que CUALQUIERA (el lector por ejemplo) puede emplear utilizando Google Earth, para determinar la probabilidad de presencia de suelos permanentemente congelados. Si estos suelos tuvieran contenido hídrico, entrarían en la definición de Ambiente Periglacial protegidos por ley. 

En conclusión. La justicia ha accionado en la implementación de la Ley de Glaciares porque los políticos están pintados, o directamente están en contra de la protección de glaciares. Al final de cuentas, es una lucha de los que quieren minería a cualquier precio, vs. los que pretenden un modelo de desarrollo más racional, menos devastador, y más sustentable.  

jdt

para más información: 
J. Daniel Taillant
jdtaillant@gmail.com
415 713 2309

 

Links a documentos pertinentes: 

procesamiento de funcionarios públicos por violación de la Ley de Glaciares:
http://center-hre.org/wp-content/uploads/fallo-glaciares-Noviembre-2017.pdf

Ley de Glaciares de Argentina: 
http://center-hre.org/wp-content/uploads/2012/10/Argentine-National-Glacier-Act-Traducción-de-CEDHA-no-oficial.pdf

Los Glaciares de Barrick (documento sobre sus impactos en Veladero y Pascua Lama)
 
El Ambiente Periglacial y la Mineria en la Republica Argentina
(documento donde tenes una buena descripción de los que es el Ambiente Periglacial y donde estan los conflictos con la mineria del país)
 
Informe Impactos en Glaciares de Roca en El Pachon
 
Informe Impactos en Glaciares de Roca y Ambiente Periglacial en proyectos Agua Rica y Filo Colorado (Catamarca)
 
Denuncia Internacional en Contra de Xstrata Copper (en Australia) por el Proyecto Filo Colorado, Catamarca
 
Informe ante la Corte Suprema por Impactos a Ambientes Periglaciales en Catamarca
 
Informe sobre Impactos de proyecto Los Azules (de McEwen Mining en San Juan) a glaciers de roca y a ambiente periglacial
 
Denuncia presentada en Canada en contra del proyecto Los Azules por impacto en ambiente periglacial
 
Informe sobre Riesgos Mineros en el Proyecto Cerro Amarillo (Meryllion Resources) en Mendoza
 
Informe sobre Glaciares y la Mineria en la Provincia de La Rioja
 
Glaciers: The Politics of Ice (Oxford University Press)
(la historia del telón politico de la ley de glaciares) 
 
Programa de Elguezabal sobre Mineria/Glaciares – Promesa Incumplida
 
 
Programa de Lanata: Sobre Glaciares y Mineria
 
Grabacion sobre Glaciares en Aconquija

 

Other Links to Works by CHRE on Mining Impacts to Glaciers: