Jorge Daniel Taillant es fundador de CEDHA y dirige su trabajo en glaciares y minería

Romina Picolotti (desde Bonn, Alemania – Conferencia de Cambio Climático)

Premio Sofia 2006 – Ex Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Argentina

El nuevo informe científico “Muy por debajo de los 2 grados centígrados: políticas de acción rápida para proteger a las personas y el planeta del cambio climático extremo”[1], co dirigido por el profesor V. Ramanathan miembro de la Academia Pontificia de las Ciencias, el profesor Mario Molina, Premio Nobel de Física y Durwood Zaelke, Presidente de IGSD, del cual tengo el honor de ser una de las autoras junto a otros 53 expertos, concluye que el cambio climático presenta una amenaza existencial para la humanidad. Con una probabilidad de 1 en 20 de someter al 75% de la población del planeta a estrés climático extremo.

Los autores del informe precisamos crear un nuevo nivel de amenaza para describir las circunstancias urgentes y graves que la humanidad podría enfrentar debido a la alteración del clima: amenaza existencial.

El informe identifica 10 acciones para evitar el cambio climático irreversible, pero estas acciones deben tomarse con urgencia. Lo que hagamos en los próximos 10 años definirá si pondremos a la humanidad o no en riesgo existencial. Estas 10 acciones se explican con más detalle en la Declaración: Nuestro planeta, nuestra salud, nuestra responsabilidad[2], como resultado del taller del 2 al 4 de noviembre realizado en la Academia Pontificia de Ciencias del Vaticano.

La escala y el tiempo de acción para revertir la tendencia actual es particularmente importante para las poblaciones más vulnerables. Los tres mil millones más pobres se verán significativamente más perjudicados por los impactos climáticos que se producirán en los próximos 30 años, y es posible que no sobrevivan[3]. Es por ello que cuando hablamos de justicia climática no podemos obviar el hecho que en este contexto la rapidez en la acción es esencial ya que la justicia demorada deviene en denegación de justicia.

La reducción del riesgo existencial como consecuencia de un cambio climático irreversible requiere de un plan de acción concreto que incluya mitigación rápida y mitigación a largo plazo junto a obras de adaptación.

Una de las acciones más importante por su escala y efectividad en evitar mayor calentamiento es la puesta en vigencia de la Enmienda al Protocolo de Montreal, conocida como la enmienda de Kigali para elmininar de manera progresiva los gases hidrofluorocarburos o HFCs por sus siglas.

Los HFCs son uno de los gases de efecto invernadero de más rápido crecimiento en el mundo. Su consumo y producción están aumentando a una tasa del 10-15% por año. En octubre de 2015, todos los países del mundo acordaron eliminar progresivamente la produccióny el consume de los HFCs en el marco del Protocolo de Montreal, este es el acuerdo que se conoce como la Enmienda de Kigali.

La Enmienda de Kigali se considera el acuerdo global de mitigación más importante celebrado en el 2016 y se prevé que su implementación logrará hasta 0,5 C de calentamiento global evitado. Este beneficio climático puede duplicarse si la transición a alternativas de HFCs incluye eficiencia energética. Los HFCs son refrigerantes que se usan principalmente en los aparatos de enfriamiento.

La Enmienda de Kigali entrará en vigor el 1 de enero de 2019 siempre y cuando 20 países la hayan ratificado. Al día de la fecha 11 países han depositado su instrumento de ratificacion y varios más se encuentran en el proceso de ratificar.

Por qué la Enmienda de Kigali es importante para los más vulnerables y pobres del mundo?

La rapidez y la escala de acción para evitar un cambio climático irreversible son particularmente importantes para las poblaciones más vulnerables. Los tres mil millones más pobres del mundo se verán significativamente más perjudicados por los impactos climáticos que se producirán en los próximos 30 años, y es posible que no sobrevivan. En este contexto, la rapidez y escala en la realización de acciones es esencial. El Protocolo de Montreal ha demostrado ser un tratado eficaz y rápido con un nivel extraordinario de cumplimiento. Es gracias al Protocolo de Montreal que la capa de ozono está en camino de recuperación. Todos los países del mundo son parte de este tratado. El protocol de Montreal ha sido tan exitoso en su implementación que cualquier persona que compre un aerosol en el mundo podrá constatar que en el envase del mismo hay una leyenda que reza “este aerosol no afecta la capa de ozono”. Esa leyenda es ni más ni menos que el Protocolo de Montreal en acción y es por este maravilloso tratado que hoy tenemos capa de ozono. Al ser un tratado de membresía universal y de aplicación eficaz a escala mundial la enmienda de Kigali es crucial para proteger a los más vulnerables del riesgo existencial que implica un cambio climático irreversible.

Las cadenas de frío de alimentos desempeñan un papel relevante en la reducción del hambre

y la pobreza. La Enmienda de Kigali tendrá un impacto importante en el mercado de la refrigeración y su implementación presenta una enorme oportunidad para fomentar la prosperidad. No sólo fortaleciendo la cadena de frío de los alimentos en los países en desarrollo, sino también aumentando su eficiencia mediante la mejor tecnología disponible a un precio asequible.

Las cadenas de frío son esenciales para el suministro de alimentos. Los agricultores pueden llegar a los mercados y reducir la pérdida de alimentos después de la cosecha si hay cadenas de frío disponibles. El 90% del desperdicio de alimentos en los países en desarrollo ocurre en la cadena de suministro. Al mejorar las cadenas de frío de los alimentos, podemos reducir el desperdicio mundial de alimentos en un 50%, y esta comida no derrochada podría alimentar a mil millones de personas.[4]

La infraestructura de la cadena de frío en los países en desarrollo es rudimentaria o inexistente, esto no es simplemente un síntoma de desarrollo insuficiente, sino una causa del mismo. Se estima que China posee 66,000 vehículos refrigerados que atienden a una población de 1.3 billones, e India sólo tiene 9,000 vehículos refrigerados sirviendo a una población casi tan grande como la de China, mientras que Francia tiene 140,000 vehículos refrigerados para una población de sólo 66 millones de habitantes. El Instituto Internacional de Refrigeración ha estimado que si los países en desarrollo tuvieran el mismo nivel de infraestructura de cadena de frío que los países desarrollados, podrían ahorrar 200 millones de toneladas de alimentos cada año o el 14% del suministro de alimentos. La implementación de la Enmienda de Kigali permitirá que al incrementar la infraestructura de la cadena de frío el refrigerante utilizado sea un refrigerante amigable para el clima y posiblemente más eficiente desde el punto de vista energético.

Acceso a vacunas Las vacunas precisan refrigeración. Actualmente el 25% de todas las vacunas llegan dañadas o degradadas debido a la pérdida de cadena de frío. Dos millones de personas mueren cada año de enfermedades prevenibles con vacunas simplemente debido a una distribución refrigerada inadecuada.[5] Nuevamente aquí la implementación de la enmienda de Kigali es relevante.

La contaminación del aire. La OMS estima que la contaminación del aire exterior causa alrededor de 3,3 millones de muertes por año. La mayoría de estas muertes se deben a exposiciones excesivas a la contaminación por partículas. En un planeta que se está calentando, los sistemas de enfriamiento ineficientes son una fuente importante de contaminación del aire. Al mejorar la eficiencia energética mientras implementamos la Enmienda de Kigali, podemos reducir significativamente la contaminación del aire. Un estudio del Lawrence Berkeley National Laboratory[6] estableció que una mejora del 30% en la eficiencia energética del aire acondicionado mini-split en paralelo con una transición a refrigerantes con bajo poder de calentamiento global (Enmienda de Kigali) podría reducir significativamente la demanda de energía y producir un ahorro de energía en la demanda máxima equivalente a hasta 1.270 Giga Watt de consumo de energía para 2050, lo que equivale a 2.540 plantas de energía de carbón de tamaño mediano.

Acceso a la energía: Sabido es que cuando la demanda de energía sobrepasa la capacidad de generación donde primero se producen los cortes de luz es en los sectores más empobrecidos. Así las cosas, la eficiencia energética de los ricos es el acceso a la energía de los pobres. La creciente demanda de mantener la temperatura ambiente está abrumando a las redes de distribución y generación de energía. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático o Panel Intergubernamental del Cambio Climático, conocido como IPCC por el acrónimo en inglés proyecta que la demanda global de energía de aire acondicionado crecerá 33 veces en el 2100 a más de 10,000 TWh.   Es decir el crecimiento de demanda de energía solamente por el uso de los aparatos de aire acondicionado equivaldrá aproximadamente a la mitad de la electricidad generada en todo el mundo en 2010. La implementación de la Enmienda Kigali ofrece la oportunidad de alejarse de tecnologías ineficientes para proporcionar frío al aumentar la eficiencia energética en el sector de refrigeración, estamos mejorando la capacidad de la red de energía para proporcionar energía a los más vulnerables y al mismo tiempo evitando calentamiento global.

El acceso al frío en un planeta que se calienta. Mantenerse fresco en temperaturas récord, se está convirtiendo en una cuestión de vida o muerte. Las altas temperaturas ya están interfiriendo con la capacidad de las personas para trabajar, mantener la salud y olas de calor a temperaturas record producen la muerte de miles en zonas tropicales. Cuando el aire se calienta más que el cuerpo, la piel deja de irradiar calor y comienza a absorberlo. Si la humedad es alta, el sudor no se puede evaporar en el aire ya saturado. A medida que el planeta se calienta, los días de calor incómodo se vuelven peligrosamente calurosos, los días peligrosamente calurosos se tornan mortales. Este cambio ya es perceptible.

Antes de fin de siglo, casi la mitad de la gente en la Tierra enfrentará calor y humedad mortales por más de 20 días al año. La implementación de la Enmienda de Kigali afectará la manera en que proporcionamos frío asegurando que lo hagamos sin producir más calentamiento global. En pocas palabras para que el remedio no sea mas nocivo que la enfermedad.

[1] Well Under 2 Degrees Celsius: Fast Action Policies to Protect People and the Planet from Extreme Climate Change

[2]Our Planet, Our Health, Our Responsibility”.

[3] Dasgupta et al., 2015

[4] Se estima que 600 millones – casi 1 de cada 10 personas en el mundo – caen enfermos después de comer alimentos contaminados y 420 000 mueren cada año. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs399/ en/

[5] Clean water, cold vaccines, cell phones = a simple way to save lives, OECD Insights, 22 JUNE 2010, Harvey Rubin MD, http://oecdinsights. org/2010/06/22/clean-water-cold-vaccines-cell- phones-a-simple-way-to-save-lives/

[6] https://eta.lbl.gov/sites/all/files/lbnl-1003671_0.pdf