Jorge Daniel Taillant es fundador de CEDHA y dirige su trabajo en glaciares y minería

Esta entrada también está disponible en: Inglés

McEwen, la Empresa Canadiense Acusada de Destruir Glaciares y Ambiente Periglacial Critica al Estado Canadiense y No Reconoce Reclamos de Organizaciones Locales

26 de noviembre, 2012 – Toronto Canadá. 

La Oficina del Consejero de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) del Sector  Extractivo del Gobierno de Canadá, circuló este fin de semana y de manera preliminar a las partes involucradas, un informe sobre la disputa respecto a los impactos en glaciares por el proyecto Los Azules, operado por McEwen Mining en San Juan Argentina. El Centro de Derechos Humanos y Ambiente (CEDHA) y la Fundación Ciudadanos Independientes (FuCI) presentaron al Consejero en Julio de este año, una denuncia ofreciendo pruebas extensivas, incluyendo imágenes satelitales, demostrando que McEwen está afectando glaciares y ambiente periglacial en la etapa de exploración del proyecto cuprífero, Los Azules, en la alta cordillera sanjuanina. Esto, dicen los denunciantes, es una violación de la Ley Nacional de Glaciares. La empresa ni siquiera cuenta con una política de protección de glaciares, dicen CEDHA y FuCI, y es uno de los pedidos que hacen al gobierno canadiense, que inste a que McEwen elabore una política de glaciares y los sistemas de gestión necesarios para asegurar que el proyecto no impacte en el recurso.  En su página de Internet, la empresa niega la presencia de «glaciares de hielo» en el lugar del proyecto.


Imagen satelital muestra cómo los caminos de exploración de Los Azules cortan glaciares

El informe del Consejero del Sector Extractivo de Canadá, que aun no se ha circulado públicamente, indica que tanto CEDHA como FuCI actuaron de buena fé y que son interesados legítimos. Luego de una consulta extensiva con las partes, el gobierno canadiense consideró que «había una oportunidad potencial para lograr un diálogo constructivo entre las partes respecto a temas relacionados con el mandato del Consejero».* La Oficina del Consejero para el Sector Extractivo, es un componente clave de la Estrategia del Gobierno Canadiense para la promoción de responsabilidad empresaria en el sector extractivo, y fue creada en el 2010 para promover prácticas más responsables para empresas mineras canadienses operando en el exterior. Los denunciantes se comunicaron con el Consejero con la esperanza de que se pudiera evitar una acción legal en contra de la empresa, y que McEwen acordara voluntariamente tomar los pasos necesarios para cumplir con su debida diligencia respecto a su impacto en glaciares, cosa que dicen los denunciantes, hoy no se está cumpliendo.

Luego de un detallado análisis sobre los méritos de la causa, el Consejero decidió admitir la denuncia presentada por CEDHA y FuCI en contra de McEwen, lo que si bien no implica un juicio en contra de la empresa, sí implica que los elementos de la denuncia meritan consideración. Habiendo revisado las pruebas presentadas y hablado extensamente con las partes, y considerado el mandato de la oficina y deber de revisar la debida diligencia respecto a mejores prácticas para el sector extractivo a nivel internacional, tales como las Salvaguardas de la CFI (del Banco Mundial), las Directrices de la OECD para Empresas Multinacionales, el Global Reporting Initiative, y los Principios Voluntarios sobre Seguridad y Derechos Humanos, el Consejero «reveló que dos áreas importantes» podrían ser abordadas en la mediación respecto a «transparencia e información» y también «participación de afectados». Esto refleja precisamente  uno de los principales reclamos de CEDHA y FuCI, quienes indican que la empresa no ha querido hablar con los afectados, no ha brindado información y ni siquiera ha ofrecido comentario alguno sobre la prueba presentada por las organizaciones.

El informe publicado por la oficina del Consejero indica que «el Gobierno de Canadá fomenta y espera que todas las empresas canadienses operando en el exterior en todo el mundo respeten todas las leyes y estándares internacionales aplicables, que operen de manera transparente y en cercana consulta con gobiernos y comunidades locales, y que deberán conducir sus actividades de manera social y ambientalmente responsable».

McEwen, dice el informe del Consejero, rechaza a las organizaciones locales como afectados por el proyecto y argumenta que hay un impacto mínimo en Los Azules. McEwen también indicó que «los temas abordados en la denuncia son principalmente relacionados con leyes domésticas en Argentina, tanto federales como provinciales, … [y que] hay un marco legal robusto en Argentina para abordar la preocupación de los afectados y que este debería ser el canal para presentar sus quejas».

Mientras que McEwen insiste en las implicancias legales de los temas presentados por los denunciantes, y curiosamente fomenta que se dirime el conflicto por la justicia Argentina, el Consejero fue muy claro en reconocer específicamente que «los procesos legales o regulatorios por si solos no necesariamente identifican y mitigan todos los riesgos materiales sociales».

McEwen también admitió, dice el Consejero, que «glaciólogos están trabajando en el proyecto y que información científica se está coleccionando», un punto que los denunciantes dicen contradice declaraciones hechas por McEwen en su página de Internet donde niegan que hubiera «glaciares de hielo» en el lugar del proyecto.

McEwen además y de manera sorprendente critica el «valor del proceso de la oficina del Consejero que no es lo suficientemente alto», implicando que el compromiso del gobierno de Canadá para mediar los conflictos mineros es insuficiente. Los denunciantes, por lo contrario «ven valor en el proceso de resolución de disputa con el Ombudsman como tercera parte neutra, para construir relaciones de trabajo con la empresa.”

Si bien el caso ante el Consejero fue cerrado a causa de que McEwen rechaza participar en la mediación, el informe del Consejero sienta un precedente importante para futuros casos, ya que estableció claramente que causas contra empresas constituidas en terceros países pero con principales operaciones en Canadá, pueden ser revisadas por la oficina (McEwen está constituida en USA). También se reconoció a CEDHA y a FuCI como interesados legítimos a pesar de que no están ubicadas en el lugar del proyecto. En este caso, y por la en altura extrema (más de 4,000 metros) donde opera Los Azules, no hay asentamientos importantes de comunidades.

Con el retiro de McEwen del proceso amistoso de resolución de conflictos ofrecido por la oficina del Consejero, los denunciantes ya han contactado a la empresa indicando que están estudiando acciones legales tanto en Argentina como en Canadá, por violaciones de McEwen y del proyecto Los Azules, a la ley de glaciares.

*toda traducción del informe del Consejero son NO-oficiales.

Para más información: 

Jorge Daniel Taillant
+54 9 351 507 8376
jdtaillant@cedha.org.ar  

Comunicado original cuando se presentó la denuncia:
https://center-hre.org/?p=11017

Denuncia Presentada por CEDHA y FuCI:
https://center-hre.org/wp-content/uploads/2012/07/Request-for-Review-McEwen-CEDHA.pdf

Informe sobre Impacto en Glaciares por Los Azules:
https://center-hre.org/wp-content/uploads/2012/05/Glaciar-Impact-Report-Los-Azules.pdf