Jorge Daniel Taillant es fundador de CEDHA y dirige su trabajo en glaciares y minería

Esta entrada también está disponible en: Inglés

14 de noviembre, 2021, Glasgow, Escocia – La Cumbre Climática (COP26) finalizada hoy en Glasgow Escocia demostró poco compromiso politico de frenar emisiones de CO2 y terminar con los combustibles fósiles (de hecho, no lo hicieron), pero sí se acordó lenguaje para «bajar» pero no «eliminar» energías producidas con carbón. Un acuerdo que si se logró que no apareció del todo en el radar de las delegaciones negociadoras y que solamente hay escueta mención en el texto acordado, fue el compromiso de reducir metano y otros gases de efecto invernadero aparte del CO2, y estos gases, dicen los científicos, son mucho peor que el CO2 para el clima.

De hecho, en una via paralela a las negociaciones de la COP26, se negoció en los pasillos de la cumbre, un «Acuerdo Global de Metano» para reducir emisiones de metano el 30% al 2030, firmado por más de 100 países que representan más de la mitad de las emisiones d metano a nivel global y que incluye las tres cuartas partes de las economías del mundo. Esto es un enorme aporte para frenar el cambio climático, y una victoria de la Cumbre Climática de Glasgow, aunque no esté incluido en el texto de los acuerdos que forman la columna vertebral de la COP26. Adicionalmente, y también en las márgenes de la COP, Estados Unidos y China firmaron un acuerdo bilateral entre los países, para abordar la reducción de emisiones de metano y también la reducción de energía producida a base de carbon.

Si se logran estas reducciones en metano estipuladas en acuerdos secundarios a la Cumbre Climática, representa casi medio grado de calentamiento global, una porción considerable de los 1,5C indicados como limite de calentamiento global tolerable según el consenso científico mundial. Es crucial mantener el calentamiento global a 1.5C si queremos evitar el más severo impacto del cambio climático.

El metano es hasta 84 veces más potente como gas de efecto invernadero que el CO2, y reducir emisiones de metano en sectores como gas y petróleo, de la basura, y de la agricultura es la única manera que tenemos de mantenernos en el sendero de 1,5C, dice el último Informe de la IPCC-AR6 publicado en agosto de 2021, para frenar el cambio climático y evitar puntos irreversibles en el avance del cambio climático. Si superamos estos puntos de no retorno, el colapse climático será irreparable, dice la ciencia.

Ciento ocho países firmaron el Acuerdo Global de Metano antes de que concluyera la cumbre COP26, reconociendo que el metano es lo que tenemos más al alcance para frenar el cambio climático, y que las soluciones son de bajo o sin costo para las empresas y sectores que se proponen reducir emisiones de metano en sus diversas etapas de producción y cadena de valores. Inclusive, hay beneficios importantes beneficios sociales y en la salud, ya que el metano se mezcla con otros gases y genera severos impactos en la salud humana.

El Pacto de Glasgow firmado hoy solamente hace escasas menciones a metano y a otros gases no-CO2 tales como el ozono troposferico y los hidroflorocarbonos-refrigerantes sucios, que no se mencionan pero a los que se alude. Pero la inclusión de metano y de otros gases no-NO2 representa un paso importante para los negociadores que no tienen mucho más para mostrar luego de más de dos décadas de luchas para definir como desarmonizamos a nuestras economías.

En el Pacto de Glasgow, los líderes del mundo «[reconocen] que limitar el calentamiento global a 1,5C requiere rápidos, profundos y sostenidos recortes en emisiones de gases de efecto invernadero al 45% al 2030 relativo a niveles de 2010 y a cero-neto a mitad de siglo, así como reducciones profundas en otros gases de efecto invernadero» e [invitan] a las Partes a considerar acciones adicionales para reducir al 2030 emisiones no-CO2 de gases de efecto invernadero, incluyendo el metano». [traducción no oficial]

Entre lo que fue un tibio liderazgo de los lideres políticos de luchar contra la emergencia climática que afrontamos, con resolución y agresión, el reconocimiento que gases como el metano no solamente son una parte importante del problema climático que afrontamos, pero que además es una oportunidad realista para tomar acciones rápidas y contundentes para reducir emisiones inmediatamente, y tambien el Acuerdo Global de Metano negociado en los pasillos de la COP26, es un paso critico en la lucha para frenar al cambio climático.

Para más información: jdtaillant@gmail.com

link al Pacto de Glasgow de COP26

link al Acuerdo Global de Metano

link al informe IPCC AR6

crédito de foto: The Guardian, el grupo activista «Gastivists» proyectó «Cortar Metano Ahora» sobre edificios de la COP26 en Glasgow.